Métodos de anticoncepción de barrera alternativos

Uno de los métodos de barrera de tipo químico más conocidos es el uso de espermicidas. Más que considerarse un método propio, suelen tener un rol de uso complementario, o sea, que se combina con otros métodos para fortalecer la función anticonceptiva.

Estos espermicidas son sustancias químicas que poseen principios activos con capacidad antiséptica y/o desinfectante, y que se colocan en la vagina o se aplican en algún material o instrumento (p.ej en el diafragma) antes del coito con el fin de evitar el embarazo.

La mayoría de ellos contienen derivados del benzalconio, surfactantes o compuestos del mercurio. Todos ellos tienen capacidad espermicida, siendo el nonoxinol uno de los activos más empleados debido a su eficacia (nonoxinol-9).

Su modo de uso es muy fácil ya que las presentaciones comerciales están basadas en formatos conocidos y habituales de la industria farmacéutica como son crema y espumas.

Para emplearlo hay que aplicarlos para que lleguen al fondo de la vagina, almenos 10-12 minutos antes del coito, aunque su eficacia dura pocas horas y es recomendable volver a reponer por si acaso.

¿Cuál es la función de los espermicidas?

La función básica de estos productos es anticonceptiva y se basa en el mecanismo de acción de los principios activos que son perjudiciales para los espermatozoides ya que lesionan y dañan estructuras celulares como puede ser la propia membrana. Por otro lado, forman una especie de barrera espumosa que cubre el cuello del útero, proporcionando así:

  • Protección física para evitar que los espermatozoides lleguen a su destino
  • Protección química de degradación de los espermatozoides

En ningún caso esta protección se aplica a las infecciones de transmisión sexual. La mejor asociación como método anticonceptivo es el uso de espermicidas junto con el preservativo masculino.

Lo bueno y lo malo de los espermicidas

Estos productos son baratos y de venta libre en farmacias y establecimientos autorizados y tampoco requieren de receta médica ni supervisión por parte del personal sanitario. Una de sus ventajas es que son fáciles de usar y que se pueden usar en la mujer a cualquier edad y durante cualquier momento del ciclo.

aplicacion-espermicidas

Los espermicidas poseen una eficacia muy elevada, pero al ser sustancias desinfectantes potentes son capaces de irritar la piel de la mujer ocasionando lesiones en la mucosa o irritación vaginal, según sea el caso.

Aunque en un principio este inconveniente no resulte tan problemático, sí que los en grupos de riesgo ya que se favorecen las lesiones y la facilidad de penetración de agentes patógenos, ETS y virus como el SIDA. Por eso, el uso de espermicidas está recomendado a parejas estables o en las que no haya riesgo de contraer cualquier tipo de enfermedad.

La esponja vaginal como método mixto

Con una tendencia a la baja, la esponja vaginal es un producto que cumple los 30 años en el mercado de la anticoncepción. Se trata de un esponja semiesférica de poliuretano que tiene un diámetro comprendido entre 6-7 cm y no más de 3 cm de grosor. Esta esponja tiene una pequeña protuberancia en forma de asa para poder extraerla cuando ya se ha hecho servir.

Se coloca como si fuese un tampón:

  • Se humedece un poco antes de insertarla
  • Se introduce en la vagina presionando hasta que cubra el cuello uterino
  • Se comprueba la colocación como se hace con el diafragma
  • La parte protuberante o el asa quedará hacia fuera, en el exterior, para que se pueda tirar de ella posteriormente.

Se caracteriza porque posee un doble acción anticonceptiva. Por un lado, contiene nonoxinol-9 como espermicida, y por el otro, al introducirse en la vagina actúa como barrera física capaz de absorber el semen del hombre y no permitir la entrada al canal cervical. El semen que contiene los espermatozoides, al quedar retenido y absorbido es una diana perfecta para que pueda actuar el espermicida.

¿Qué ventajas tiene una esponja vaginal?

  • Más eficaz que los espermicidas o el capuchón cervical (parecido al diafragma pero más pequeño)
  • Reversible, fácil de usar y segura
  • Se puede insertar 24 horas antes del coito
  • Su efecto (20-24 h) perdura independientemente del número de relaciones que se tengan

Pero no todo es positivo con este método. Cabe decir que, no es más eficaz que el diafragma o incluso el preservativo masculino y tampoco previene de la enfermedades de transmisión sexual. Además, se debe prestar mucha atención al tiempo de acción ya que hay que controlar que una vez se han tenido relaciones hay que mantener la esponja durante 6-7 horas más antes de retirarla y tampoco se puede sobrepasar más de 1 día con la esponja puesta, pues pasaría igual que los tampones y se originarían infecciones severas e incluso graves. Al contener espermicida también puede causar escozor e irritación vaginal.

Deja un comentario